Blog

Allá por los confines de 2013, este pianista de interminable bagaje mercenario ocupaba su tiempo laboral entre ordenadores y pianos, Bilbao y Madrid, musicales y escenarios. Pero como no recuerdo muy bien el contexto he tenido que abrir la página de eventos para ver en qué estaba metido exactamente en esos meses de primavera: veo cabaret, jazz cocktails, flamenco y eventos privados. Una fusión habitual para un pianista de trayectoria tan diversa como imprevisible. Contexto aparte, estaba a punto de abrir una nueva e interesante línea de negocio. Musical, claro.

Sigue leyendo